MARIO SUÁREZ CABRERA

ARTES ESCÉNICAS Y PERFORMANCE

Piñas, 15 de Mayo de 1976

Nací en Palosolo un barrio que pertenece a Piñas en la provincia de El Oro, nací en un entorno libre, en el campo, con la libertad y los deseos de explorar todo mi entorno y siento que este primer contacto con la naturaleza, conmigo mismo y mi familia constituyen mi esencia; veo a mi padre tocando la guitarra, mi madre cantando y en la escuela estuve en todas las comparsas, sainetes, concursos que pude y que a breves rasgos resume la primera semilla en mi opción por el arte, como libertad, exploración y placer.

 

Me mudé a Guayaquil para estudiar y fortalecer lo que siempre fue mi vida, la música, la danza y el teatro y desde el 2004 vivo esta trascendental opción de vida, con una licenciatura en artes, actor, bailarín, coreógrafo, performer, con algunas dramaturgias en la escena director, creador y todo esto le da sentido a todo lo vivido y soñado.

¿Cuándo y por qué apareció tu interés por las artes escénicas?

Tenía 6 años y empezaba primer grado en la escuela fiscal mixta Pedro Fermin Cevallos de Palosolo, hubo una hora social y la profesora Lety Yange Sánchez dijo, “¿quién quiere cantar?” y yo levanté mi mano, me subieron en una silla y empecé:

Todos se rieron a más no poder porque cantaba una canción de iglesia, y no se lo esperaban, lo que no sabían era que esas canciones me enseñaba a cantar mi abuela Lucinda Freire que era muy religiosa, rezábamos y me enseñaba oraciones y cantos en latín; este primer encuentro entre la comedia, el canto, el ridículo y el deseo, solo fortaleció mi deseo de estar ahí delante de todos, los profesores preguntaban quién quiere bailar, levantaba mi mano, quien quiere recitar, levantaba mi mano, en sainetes, comedias, comparsas estaba.

 

Todo era normal en mi vida en el campo a los 13 años y miré en la TV la canción ganadora de la OTI de 1989 "Una canción no es suficiente" Escrita por Jesús Monarrez e interpretada por Anali y fue determinante, eso quería ser, un artista, un escenario, luces, público aplaudiendo y este deseo no se fue de mi cabeza, era el único en la familia que soñaba con ser artista a ese nivel, aunque ya estaba en los escenarios locales con breves intervenciones musicales pero mi deseo era profesionalizar esta afición, había probado con algunas bandas de Piñas sin que pasáramos más allá de ensayos, y me daba cuenta que no era lo que buscaban por ello viajé a Guayaquil a estudiar, canto, danza, teatro y empecé.

 

Entré a un laboratorio en el Centro Cultural Sarao, tomé clases de escritura teatral, teatro, improvisación con Lucho Mueckay, Gustavo Geirola, Ana Padovani  entre otros, algunos maestros llegaban a Guayaquil al festival Fiartes-g y daban talleres, clases maestras, empezó mi acercamiento a la danza, al movimiento con el maestro Jorge Parra quien transformó mi vida artística porque desde el movimiento pude reconfigurar todo mi proceso formativo tomé clases de técnica vocal con Julio Álvarez, Mariel Córdoba.

¿Cómo ha sido tu trayectoria profesional?

Mientras estudiaba en el ITAE Instituto Tecnológico de Artes del Ecuador, y tras una salida irrevocable de Sarao en el 2009 formamos Corporación Zona Escena nuestro maestro de planta siempre ha sido Jorge Parra y han acompañado este proceso talleres con Ernesto Martínez, Sergio Valenzuela, Gustavo Lecce, Magdalena Brezzo, Jaime Gómez Triana, Gilasamara Moura, Martín Piliponsky, Noel Bonilla, Herve Coubi, entre otros. Luego entré a la Universidad de las Artes para estudiar una licenciatura en creación teatral y con ello llegó una cantidad de maestros, talleres y teorías que aportaron muchísimo a mi búsqueda.

¿Qué te ha aportado el teatro?

El teatro me ha permitido tener una razón para vivir, lo es todo, puedo vivir las vidas que quiera, jugar a los personajes que quiera, es un campo infinito de posibilidades, de libertad, encuentro, ahora desde el Festival Internacional Artes Escénicas Guayaquil que gestionamos desde Corporación Zona Escena puedo tener un acercamiento con artistas del mundo entero, y esto ha transformado mi vida, un día conocí a Jesusa Rodríguez en Diálogos entre Darwin y Dios y me quedé fascinado por el humor político y luego tuve la maravillosa oportunidad de conocer a Regina Orozco en Rosa Mexicano y vi el cabaret en su máximo esplendor entonces mi vida se orientó al cabaret, el canto, el baile, el teatro.

 

Descubrí un potencial creativo para la escena, y el respeto a mis colegas y al público, por lo que cada cosa que hago tiene que responder a preguntas fundamentales que tienen que ver sobre mis sueños, mi integridad como persona, la sociedad y es de enorme responsabilidad estar al frente de otro-otra, mucho más cuando se movilizan para que se genere este encuentro.

Sandunga: mi primera coreografía, mi primer unipersonal de danza.

 

Mía Bonita: mi primera dramaturgia y la primera vez que hacía un personaje drag queen.

 

Perencejo: mi primer personaje de clown con el que vencí el miedo a los payasos que lo tuve toda la vida.

 

Retrato: fue mi primer trabajo de máscaras y lo realicé con mi compañera de grupo Vanessa Guamán y ganamos el primer premio de teatro en el Festival de Artes  al Aire Libre.

 

Abjecto: mi primer trabajo performático en video que fue oficialmente seleccionada Lisbon Film Rendezvous 2019.

 

Ahora estoy aquí, sigo estudiando y trabajando, muchas gracias porque lo que hace seguir creyendo que esto es posible, es nuestro encuentro.

¿Qué trabajos en los que hayas participado han sido importantes?

“Perdón Oh dios Mío

Perdón e indulgencia

Perdón y clemencia

Perdón y piedad (2)

Pequé ya mi alma,

su culpa confiesa

mil veces me pesa

de tanta maldad”

Contacto

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Mensaje recibido.

Baquerizo Moreno 519 y Mendiburo, piso 1, dep. 2

zonaescena.ec@gmail.com

(+593-4) 2309295

(+593-9)98697700  (+593-9) 93937273

Eventos

Auspiciantes